Reglamento interno: entienda la importancia para su empresa

#1
Auditoria.jpg

Es cierto que las normas laborales disciplinan la mayoría de las reglas, derechos y deberes en el ambiente de trabajo, pero usted puede optimizar la productividad, la eficiencia y la ética en su organización, si adopta un reglamento interno. En este artículo, veremos qué es eso, para qué sirve, sus ventajas, cómo debe ser elaborado, entre otras cuestiones. ¡Siganos!

¿Qué es un reglamento interno?
El reglamento interno puede ser visto como conjunto de reglas que deben ser seguidas por los profesionales, tanto empleados como empleadores, en una organización.
Es una de las principales herramientas de cumplimiento, en un programa de cumplimiento, es decir, un conjunto de medidas y prácticas adoptadas para llevar su negocio al éxito, con seguridad y eficiencia.

De acuerdo con la nueva legislación laboral, las relaciones de trabajo pueden ser estipuladas, siempre que no contradigan la ley, convenciones y acuerdos colectivos. El reglamento interno también puede influir en estas normas.

¿Cuál es la función del reglamento interno?
Los reglamentos internos tienen el propósito de disciplinar algunas situaciones específicas que no tienen previsión en la ley, pero que interfieren en la dinámica de la organización.
Además, él también debe aclarar puntos que, a pesar de previstos en la ley, son ambiguos o de difícil entendimiento.

El reglamento interno establece lo que se permite en el ambiente laboral y los deberes comunes a todos los funcionarios, como; horarios, vestuario, condiciones de ausencia, retrasos, faltas,
conflictos laborales entre otras cosas.

¿Por qué es importante el reglamento interno?
La legislación es compleja y no logra disciplinar todas las particularidades y los detalles de la realidad empresarial.

Por eso, los emprendimientos necesitan llenar las lagunas y anteponer desafíos que la legislación no contempla.
Si el reglamento interno está bien elaborado, conforme a los límites de la legislación laboral, de los acuerdos colectivos y de las convenciones sindicales, usted podrá integrar a todo el equipo y proteger a la organización.

Esto hará el ambiente más sano, provechoso y abierto a las iniciativas de los propios trabajadores.

¿Cómo hacer el reglamento interno?
Al elaborar el reglamento interno, la primera regla es: adoptar la forma escrita, es decir, debe formalizarse en un documento.
A pesar de no haber definición legal de modelos oficiales, es importante respetar la legislación (principalmente la ley laboral) y las costumbres locales, que varían de acuerdo con valores, tradiciones y hasta el clima geográfico.

Por ejemplo, exigir que todos los empleados vean traje, chalecos y corbatas pueden generar molestias, si su empresa está en una región cálida del país, a diferencia de las localidades donde la temperatura habitual es más baja.

En fin, una copia del documento debe ser entregada a los empleados, mediante recibo, para que todos sean conscientes del contenido y de su importancia, lo que hará el reglamento interno oficial y obligatorio.

¿Cuáles son los cuidados al elaborar el reglamento interno?
Hay varios detalles que se deben observar al escribir su reglamento interno. Lo más importante es que los tópicos convenidos no contradigan la ley ni los acuerdos sindicales, para que usted evite pasivos laborales.

De modo que todo quede claro para los involucrados, todas las reglas internas deben ser integradas al contrato de trabajo - aquí es importante pensar en un profesional controlador.
Recuerde: usted tiene el poder de elaborar el reglamento interno, pero el empleado sólo está obligado a cumplirlo, si no es contrario a las leyes y sus derechos.
Incluso porque, si una regla es ilegalmente perjudicial para el empleado, puede ser anulada.
Pero, por otro lado, si el reglamento interno es adecuado, el incumplimiento del empleado puede dar lugar a su dimisión por justa causa.

Asesoramiento profesional en el reglamento interno
Una asesoría especializada es esencial para elaborar de manera eficiente su programa de cumplimiento y las respectivas regulaciones.
Un profesional jurídico tiene el papel de auxiliar al cliente, a partir de conocimientos técnicos específicos, por ejemplo, al analizar las cláusulas de los reglamentos y su adecuación legal, sindical, etc.

Al final, nadie es mejor para ayudarle en la elaboración de las normas internas que el profesional que se dedica justamente al estudio de las normas legales, ¿verdad?
Entonces, al formular procedimientos de esa naturaleza, busque siempre una asesoría jurídica (aproveche para conferir estos 5 consejos para elegir una buena oficina).
Una empresa que tiene un reglamento interno hace que su rutina sea más fluida, organizada y automatizada, lo que palanca el desempeñar.
 

Arriba